Los diseños de interiores neutrales, sin personalidad o asépticos están desapareciendo, y por el bien de la industria hotelera. El siguiente paso es la experiencia personalizada, llena de actitud e innovadora en cuanto a la percepción de los huéspedes se refiere. Esto basándose en un elemento clave: la recordación.

No es lo mismo intentar recordar como era aquel sencillo hotel del verano pasado a desear regresar a ese hospedaje que nos dejó tan satisfechos que lo hemos recomendado y constantemente le pensamos para nuestras futuras vacaciones.

Y es que esa es la meta de cada hotel, ofrecer lo que nadie. Un gran reto para hacer recordar, pensar y sorprender con experiencias únicas y no solo usar la locación como fortaleza, sino sus interiores como fuerte para ser siempre la primera elección.

Y es que esto no solo se queda dentro de las facilidades de cada habitación, sino que se están impulsando los espacios comunes y espacios públicos ya que las personas cada vez buscan más tiempo de calidad y actividades para compartir y disfrutar del tiempo dentro de su hotel con otras personas.

Pero se estará preguntando: ¿Qué relación tiene esto con el interiorismo y diseño de hoteles?

Sencillo, la habitación del futuro tendrá cada vez más personalidad y con ello más similitudes con sus huéspedes, desde la participación de los dispositivos móviles por encima de la televisión o hasta el pensamiento ecológico donde los baños serán híbridos y se buscará el ahorro energético combinado con la utilización de materiales amigables. La tecnología se impondrá poco a poco en temas de
sostenibilidad y de esta manera el mejor diseño de interiores  se basará en la personalidad de su hotel. Este es el reto para el presente y futuro: ofrecer experiencias únicas e inigualables para sus huéspedes.

En Amenicorp ofrecemos una gran variedad de opciones para lograr hacer de cada experiencia algo único y de esta manera lograr con sus huéspedes un lazo estrecho para recibirlos en el futuro.